Close

Nómada: la cocina viajera de Begoña Rodrigo

¿Fuiste a comer a un centro comercial? ¡Qué horterada!

No es que fuera a un centro comercial y me asaltara el hambre. Es que quería comer en el nuevo restaurante de Begoña Rodrigo.

¿La que salía en televisión? ¡¡¡Otra horterada!!!

Un poco de respeto. Rodrigo, además de ganadora de la primera edición de Top Chef, es una brillante cocinera. Su primer restaurante, La Salita, es uno de los destinos gastronómicos más interesantes de Valencia: la crítica es unánime.

De acuerdo. Pero el otro restaurante está en un centro comercial.

¡Qué manía!

Normalmente rehuyo estos lugares, pero me parece maravilloso que los centros comerciales apuesten por la gastronomía y ofrezcan alternativas a la hamburguesa de porexpán y la pasta pastosa.

Visto así…

Ni visto así ni visto asá. En Nómada comí muy bien; en un entorno luminoso, amplio y agradable y atendido con mucha profesionalidad.

Despachan la cocina Javier Linares e Isaías Cercós, dos cocineros de confianza de Rodrigo, y lo hacen con una agilidad pasmosa: me sacaron siete platos riquísimos en una hora aproximadamente.

A ver, elogioso, ¿qué comiste?

Empecé por unos nuggets de manitas y carrillera de cerdo con shitake y puré de manzana. A mí, que me encantan las texturas gelatinosas, me parecieron todo un acierto. También por lo que se refiere a la combinación de sabores dulces y salados, juego que se mantuvo con el siguiente plato: el corneto de foie con frutos rojos, membrillo y almendra garrapiñada. Aunque hay una corriente de pensamiento que rechaza los sabores dulces durante la parte salada de un ágape a mí me parece que, en su justa medida, lo dulce no perjudica la comida. Y fue el caso.

El siguiente plato fue un pescado en adobo, guiño al cazón gaditano, bien especiado, bien frito, bien meloso y bien contrastado con una mayonesa de lima. Me habría comido las espinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.